10 dic. 2007

Regresa el cine 3D, ahora en formato digital


Debido al ímpetu de los sistemas “Home Cinema” y las descargas en Internet, las salas de cine tradicionales deben reinventarse a sí mismas. Un viejo truco del cine: el 3D y sus gafas, se renueva con la tecnología digital para dar una nueva salida al sector de la crisis en la que está sumergido.





Hablar de ordenadores y de Internet al mismo tiempo a un productor de cine puede causarle un infarto de corazón. Pero ambas herramientas pueden ser eficaces aliadas en un futuro y revitalizar una industria que tal vez deba abandonar definitivamente el formato del “star system” y descubrir los nuevos gustos del espectador. El auge de los documentales como el recién estrenado y espectacular Terra da una pista en este sentido.



Por otra parte, los ordenadores son los responsables directos de los grandes taquillazos del cine norteamericano, ya sea en su vertiente de animación digital con Shrek y los estudios Pixar como principales representantes o en su vertiente de efectos digitales para las películas rodadas con actores. Prácticamente, cualquier película de acción o de aventuras actual posee numerosas escenas digitales que han sustituido en su mayor parte a maquetas y efectos especiales más rudimentarios. Aunque el ordenador convive perfectamente con marionetas, “animatronics” o maquetas realizadas a gran escala: los barcos de Piratas del Caribe son un buen ejemplo.



Experiencias en la sala:

Hasta ahora, el ordenador ha sido un fiel aliado de los productores a la hora de realizar sus proyectos, pero la otra pata de la industria: los distribuidores, son los mayores afectados por la imparable oleada de descargas en Internet. El ordenador era una palabra maldita para ellos hasta que han surgido experiencias como la que ha implantado el centro de ocio Kinépolis en Madrid con la presentación del sistema Cine 3D Digital.



Gracias a la colaboración con Barco, Texas Instruments (DLP) y los Laboratorios Dolby, Kinépolis empieza las proyecciones del germen de lo que será el cine de los próximos años. El estreno de este nuevo sistema coincide con la proyección de la primera película tridimensional “Beowulf”, a la que seguirá “Fly me to the Moon”, cuyo estreno mundial será en 2008.

Los actuales sistemas digitales en 3D eliminan las limitaciones anteriores y los molestos efectos secundarios de las primitivas experiencias en este campo de las películas rodadas en los años 50. Con esta nueva tecnología, el espectador recibe dos imágenes digitales al mismo tiempo: una a través del ojo izquierdo y otra a través del derecho. Estas dos imágenes son proyectadas de forma ligeramente separada y es el cerebro quien, gracias a las gafas Dolby 3D, las une, creando la tercera dimensión.



En combinación con los proyectores DLP de Barco, que Kinépolis utiliza para proyectar en alta definición digital, el sistema Dolby 3D ofrece la posibilidad de proyectar imágenes en 3D y 2D sobre la misma pantalla, ya que este sistema no monopoliza el proyector, y es fácil pasar de 2D a 3D y viceversa. Al entrar el espectador en la sala le entregarán unas gafas Dolby 3D duraderas y de alto rendimiento , sin conexiones o baterías y que al finalizar la sesión deberá depositar en las cestas situadas a la salida de la sala.



Los próximos estrenos en 3D Digital:

En 2008 llegará “Fly Me to the Moon” una cinta de animación de la productora belga Wave Productions, concebida desde el principio totalmente en 3D Digital por lo que sólo se proyectará en este nuevo formato. Para los próximos años los grandes estudios y productoras de cine ya se están preparando toda una serie de esperadas películas en 3D Digital: U2 en 3D, Avatar, Tintín, Shrek4 o Toy Story 3, entre otras.

Lo que si es seguro es que esta tecnología será difícil de “piratear” en las versiones 3D de estas películas. Las salas de cine se convertirán en nuevos centros de ocio gracias a iniciativas como ésta u otros proyectos como Cinegames. El cine no está muerto, sólo evoluciona.



Y tu que opinas?